SEIKATSU – CAPÍTULO II

lavida

Juanpe Argente

RESETMOVEMENT / SEIKATSU

El libro del trabajo de investigación: Creando Psicomotricidad

CAPÍTULO II – EXPRESIÓN PSICOMOTRIZ EN LA CENSURA


Seguro que has visto alguna vez padres sobreprotectores, seguro que al intentar hablar con su hijo/a eran los padres quienes intentaban a toda costa terminar la frase que su hijo/a empezaba a procesar y seguro que has conocido a padres y madres que gobiernan la vida de sus hijos a su antojo siendo los más pequeños/as afectados hasta tal punto que carecen de expresión, no tienen ideas, no saben qué decir, qué pensar, no tienen aficiones, y no tienen un sentido de la vida construido.

En este mundo psicomotriz, según la corriente psicoanalítica por la que puedas inclinarte encontrarás que el mundo está patas arriba ahora y no hace 50 años, tenía el mismo caos desde hace cientos o, nos encontramos en el mejor lugar como personas individuales hoy día.

En psicomotricidad la expresión es el 90% o más del trabajo que desarrollo ya sea psico o motrizmente, somos una expresión constante que no para hasta que nos apagamos y nadie ni siquiera nuestros padres/madres debería quitárnosla. Para poder hablar de expresión hay que hablar sobre verdad, pero, para hablar de la verdad tenemos que hablar además del respeto y cómo estos conceptos están afectados por un país de censura y victimismo.

La capacidad de expresión que poseemos es espléndida. Es la que genera orden dentro del caos y a veces convierte el orden patológico en desconcierto. No hay que subestimar el poder de la verdad, no hay nada que pueda arrollar más que eso. Pero para que puedas decir lo que crees que es la verdad, tienes que aceptar las consecuencias. Tienes que pensar: Está bien, voy a decir lo que creo, así sea estúpido, tendencioso o ignorante, voy a manifestar lo que pienso en la forma más clara posible y voy a vivir con lo que venga, sea lo que sea; y piensas eso porque la verdad es un elemento de certidumbre, es la idea de que nada lleva al mundo a un estado de ‘’ser’’ mejor que decir la verdad, y tendrás que abonar un precio por ello, pero está bien.
Tendrás que pagar por cada maldita cosa que hagas y que no hagas. No existe la opción de no pagar un precio, puedes elegir cuál es el veneno que vas a tomar, eso es todo. Si vas a hacerte valer por algo, que sea por tu verdad y te modificarás a ti mismo/a porque la gente te va a responder, te va a objetar y te dirán por qué eres un/a idiota o no eres imparcial y por qué eres un/a ignorante. Después, si escuchas lo que dicen, serás ligeramente menos ignorante la próxima vez que digas algo y serás tan fuerte, articulado/a y habilidoso/a para comunicarte y soportar presión que ni siquiera te reconocerás. Es ahí cuando serás una fuerza que no podrán ignorar.

Me llegan mensajes todo el tiempo de estudiantes y de profesores/as que dicen ‘’Cuando termine la carrera…’’, después piensan ‘’bueno, cuando sea al menos interino/a’’, y luego ‘’bueno, cuando sea maestro/a de verdad con mi plaza…’’. Si ya eres o no profesor/a, estás entre las personas más protegidas de la historia del planeta solo por el hecho de vivir en la época en la que te encuentras, pero una de las cosas que eso significa es que es casi imposible proveer a la gente de suficiente protección para que se sientan seguros/as para hablar. ¿Por qué?, porque no es seguro hablar y nunca lo va a ser. Lo que no hay que olvidar es que es aún menos seguro no hablar, es una balanza de riesgos. ¿Quieres pagar por ser quien eres y manifestar tus causas en el mundo o quieres pagar por ser un/a servil de las ideas de otros? Uno/a que se haya esclavizado a sí mismo/a.
Eso si es un precio enorme que se desarrolla desde la niñez con la educación que reciben desde casa, y en la mayoría de los casos se paga siendo una persona sin autorespeto y sin poder personal, sin una habilidad para darle voz a las opiniones, lleno/a de resentimiento porque todos/as están en su contra, porque claro, nunca se han hecho valer por sí mismos/as. Aquí es donde encontrarías a esos niños/as que has leído al principio del capítulo, pero ahora en la etapa adolescente y adulta.

Hay que decir lo que uno/a piensa atentamente en una sociedad deseosa de sentirse víctima. Tenemos que prestarle atención a nuestras palabras ya que es algo que asumes si estás dispuesto a creer que la verdad es la piedra angular de una sociedad en su sentido más real. Si estás dispuesto/a a dar ese salto, al decir la verdad verás lo que pasa, nada mejor que eso te podrá ocurrir, habrá buenos y malos momentos, controversias y demás historias pero no importan.

La verdad es lo que redime al mundo de perderse a sí mismo, y en nuestra sociedad ya se ha perdido demasiado en los últimos 100 años. Los cuales, no hemos aprendido nada de ellos, nos censuramos a nosotros mismos/as.

Por suerte, hay personas que tienen un deseo latente de poder articular este tipo de verdades, así que no creas que estás solo/a, es solo que la gente no puede hablar, tienen miedo de hablar o no saben que decir y esos son los problemas reales. Así que si eres razonablemente articulado/a, comienza a hablar y a perfeccionarte a ti mismo/a. El ‘’enemigo’’ de todo esto es una nube, una manada. Solo tienen coraje en grupos, son pandillas. Si te mantienes en tu sitio, no te disculpas y articulas tus argumentos correctamente se dispersarán ante ti como si ni estuvieran ahí. Es todo un ilusión autoimpuesta, ten miedo a lo que si importa, ten miedo a no decir lo que debes decir porque eso es lo mismo que no existir. Y ya que aquí estás, sufriendo de todas formas, podrías por lo menos existir al mismo tiempo, de esa forma al menos habrá algo en ti que vive. Aquí te encuentras a la mayoría de presos políticos y otras muchas personas que sin importar su postura, decidieron seguir adelante con lo que sentían que era su verdad. Y como sabrás, da igual dictadura que democracia, en este país se te atacará por lo que sea que pienses.

Todo esto de la verdad, nos lleva por supuesto a un término completamente diferente pero que es el siguiente en la fila, este concepto es el respeto. Se dice que la civilización humana progresa mucho mejor si nos respetamos mutuamente, lo cual, yo no estoy de acuerdo en absoluto. Creo que la civilización progresa y se mantiene a sí misma cuando respetamos a las personas que merecen respeto, que es uno/a a sí mismo/a como primera instancia. No respetas a todo el mundo porque sí, ¿para qué sirve el respeto si respetas a la gente sin motivo?. Hay un episodio de Los Simpson en el que Bart recibe un trofeo porque es el día de ‘’todos los niños son ganadores’’ y ese episodio es una crítica a lo mismo que estoy contando aquí, el respeto autoimpuesto por la sociedad lo único que hace es deteriorar la personalidad individual, el respeto en realidad se limita a esa categoría de gente que se ganó el respeto de alguna manera en nuestra vida. Hay quien dice que es por ‘’decencia común’’, pero eso no es respeto desde mi punto de vista, y las definiciones que le damos a los conceptos son más importantes de lo que pensamos. Así que escucho el argumento del respeto todo el tiempo, pero tampoco pueden forzarme a que los respete, podrían forzarme a fingir que los respeto pero no lo contrario, es simplemente imposible. Es un problema complejo; porque, ¿hasta que punto permites que los individuos gobiernen la conversación que se da sobre ellos, en su presencia o no?

Hasta donde sé, las leyes en su estado actual de cumplimiento tiránico nos convierten a las personas en esclavas y vamos a pagar las consecuencias. Y están predicadas, hipotéticamente, en el respeto y la compasión. Esto, no lo creo ni un poco.

Hay mucha literatura sobre la compasión, y aquí hay un problema que con este ejemplo se va a entender mucho mejor: En los estudios con el mundo animal, las osas son muy compasivas con sus crías durante toda su vida, pero si tú te acercas a esas crías cuando ella no está y te pillan, te van a despedazar. Ese es el otro lado de la compasión. La compasión de ninguna manera es una emoción que produce el resultado social deseado, todo lo contrario. La vida es mucho más complicada que ‘’bueno, si tuvieses compasión, todo se solucionaría’’, no se puede ser igualitariamente empático con todo el mundo y ese es un gran problema.

Para las personas que no están preparadas para estas ideas sobre la verdad, el respeto y la empatía puede sonar algo frío lo que ha leído, y más aún si son personas que promulgan eso. La gran diferencia entre el estudio del comportamiento/movimiento y la docencia escolar es que en la psicomotricidad obtienes el resultado de cómo funcionan las personas de manera individual y la docencia es la que interpreta resultados y los lleva ‘’a la vida’’ de manera social. Pero claro, la interpretación de estos resultados tiene muchos condicionantes – sexo, religión, edad, época, país, gobierno y un largo etc -. En definitiva, la psicomotricidad ayuda al individuo/a a ser libre en todos sus sentidos y la docencia ayuda a una generación X a ser libres dando de lado las necesidades, personalidades e ideas del individuo para formar ‘’ciudadanos libres y conscientes’’.

Dejando a un lado la psicoexpresión y moviéndonos nunca mejor dicho a la expresión motriz, volvemos a hablar de la transferencia de peso, esta vez de una manera más amplia y expresiva – libre. Como ya sabes es una parte muy importante del movimiento, ya que se trata de una acción que no es un gesto.

En esta parte vamos a ahondar en la transferencia de peso utilizando partes del cuerpo no adyacentes. Prácticamente en lo que esto se resume es en una transferencia de peso donde desde el inicio hasta el final hay una parte del cuerpo que no apoya en el suelo. Algunos ejemplos pueden ser acciones como andar, donde el peso se mueve de un pie a otro; andar sobre tus manos; andar sobre manos y pies – paso del oso -, etc.

Aquí el peso del cuerpo tiene que ser movido más allá que cuando se realiza una simple voltereta ya que hacinar las partes del cuerpo para poder rodar se omite en esta ocasión, por lo que el factor de esfuerzo, en especial del peso que hay que soportar es aún mayor.

Siguiendo los ejemplos de arriba, veremos el hecho de que cuanto más lejos esté la parte receptora del cuerpo con el suelo de el punto de “despegue”, mayor será la fuerza necesaria para lograr la acción: por ejemplo, en una tarea motriz de  moverse desde los pies a las manos, cuanto más se acercan las manos a los pies más fácil será levantar el peso corporal de los pies a las manos; sin embargo, cuanto más lejos estén las manos, mayor es la distancia a la que debe desplazarse el peso corporal y por lo tanto, mayor será la resistencia requerida para poder mover el peso corporal con el menor esfuerzo posible.

Para enseñar este movimiento, es necesario que el alumno/a comience sobre la base – acostado/a boca abajo y las manos en posición de flexión, ya que esta parte del cuerpo tiene que moverla en la dirección requerida y transferirla a través del aire para caer directamente entorno a la base receptora que serían las manos. Este el ajuste del peso corporal está directamente relacionado con la forma en la que se requiere mucha tensión de los músculos en varios momentos de la acción. Para realizar la misma acción “moverse de los pies a las manos”, se necesita una fuerte tensión para levantar la cadera hacia arriba y hacia adelante sobre las manos, pero se requiere una tensión más débil mientras que  se está volando sobre las manos, sólo lo suficiente para resistir el tirón de la gravedad que cae a través de la base (manos).

Hay otros factores que también afectan a esta transferencia de peso como la velocidad de movimiento – cuando se consideraba el uso de partes adyacentes del cuerpo vimos que un aumento de la velocidad a ciertos momentos hacían posible disminuir el grado de tensión con el fin de lograr la acción más fácilmente; ocurre del mismo modo en este caso; por lo tanto, es aconsejable el uso de la variación de velocidad junto con la variación de la tensión para conducir al alumnado una mayor habilidad.

Otro factor es el uso de una sola extremidad para empujar desde el suelo o aterrizar en él, en lugar de dos piernas, lo que requiere una mayor tensión y el estímulo es mucho mayor a la hora de las recepciones bipedales.

Las piernas son mucho más fuertes que los brazos. Es más fácil empujar o aterrizar en los miembros inferiores en lugar de la miembros superiores. Sin embargo, la cadera son la parte más pesada de la espalda y el cuerpo necesita más fuerza para moverla que cualquier otra parte del cuerpo. Se debe dar la oportunidad de explorar y experimentar en la utilización de una gran variedad de combinaciones de partes del cuerpo tanto como sea posible, con una conciencia de qué parte está siendo utilizada y qué parte se está moviendo, junto a una conciencia de las diferentes tensiones y velocidades necesarias para mover el peso corporal de forma eficiente.

Dejo algunas sugerencias de actividades:

Las partes más usuales del cuerpo que se utilizan son las manos y pies, pero otras partes pueden ser usadas en conjunción con lo mencionado. La progresión de las actividades debe ser gradual, comenzando desde el suelo, con alfombras y pequeñas colchonetas que conducen a la utilización de material psicomotriz, aparatos bajos y finalmente aparatos superiores (grandes).

Entre las actividades anteriores mencionadas como “el paso del oso”, al incluirlo en la clase podrás ver las infinitas posibilidades de movimiento que se pueden observar solo por las variaciones realizadas por el alumnado, muchas veces no hay que ver la mala ejecución de un movimiento como algo malo, sino como una variación. No está mal ejecutado, simplemente es diferente a las reglas que tu has expuesto. Esas ‘’malas ejecuciones’’ se convierten en variaciones que pueden servirte para años de formación a alumnos y alumnas ya que podrás trabajar diferentes rangos y puntos de vista del movimiento, de un mismo movimiento.

De esta forma, puedes seleccionar y guiar con sugerencias de movimiento hacia una vida más saludable a la vez que completar el repertorio, aumentando así el vocabulario de movimiento de los niños/as.

Las acciones aisladas de transferencia de peso son un punto de partida pero tan pronto como sea posible deben estar vinculadas entre sí para hacer una secuencia continua de movimientos que involucran una variedad de partes del cuerpo como por ejemplo las lineas de gimnasia* en suelo o aparatos.

De material, se pueden utilizar aparatos pequeños, como un aro cuando se está trabajando en pareja. Una persona sostiene el aro vertical u horizontal y la otra, puede estar entrando y saliendo del aro respectivamente, usando partes no adyacentes del cuerpo (manos y pies) sin tocar el aro.

Hay muchas posibilidades cuando se vuela y el peso corporal se toma en las manos y los pies alternativamente, o solo en las manos o solo en los pies. La forma en sí misma proporciona muchas variaciones, porque las manos pueden ser colocadas ambas en un mushroom, o una encima y otra abajo y viceversa. Del mismo modo, lo anterior también se aplicará a donde los pies se colocan en relación con el mushroom. Así ya hay muchas variaciones y combinaciones posibles que conducen a una mayor conciencia y coordinación de la cuerpo. El peso siempre va de los pies a las manos alternativamente o de una mano a otra si está volando o un pie a otro. La acción puede ser de forma lenta o rápida según la dificultad y con la tensión suficiente para no romper la forma si se pasa de un lado a otro, además de tensión suficiente para levantar la cadera en el aire.

Si se utilizan barras bajas (altura de la cadera), los niños/as pueden pasar del tema – literalmente, por miedo. Por lo tanto, se debe otorgar y trabajar la confianza individual para que puedan ir de inmediato sin pensar, tomando su peso corporal en sus brazos y ser capaz de mover el peso del cuerpo desde el punto de despegue (pies) hasta el punto de aterrizaje (pies) en el al otro lado de la barra, este ejercicio es el mismo que cuando has visto a cualquiera saltar una barandilla, la valla del instituto o en sin ir más lejos, la forma de pasar por encima de una barandilla en parkour. A medida que los alumnos/as se vuelven más hábiles, la cadera pasará por encima de la barra sobre sus brazos sin tocar la barra, lo que será una verdadera transferencia de peso desde ‘’pies a manos a pies’’ y habrás desbloqueado uno de los grandes retos motrices.

Desplazarse a lo largo de un aparato transfiriendo el peso corporal de una parte a otra implica un ajuste cuidadoso del peso y se crean personas mucho más hábiles, para ello es necesario un Beam, todos estos aparatos que estoy mencionando hasta hace no muchos años estaban en cualquier colegio e instituto público de España, al igual que las espalderas, que muchas de ellas aun están puestas en algunos. Lo que iba diciendo es que estos aparatos dan lugar a movimientos corporales de equilibrio. La progresión se puede hacer usando un aparato con una base amplia al principio y luego más estrecha, además dentro del Beam se pueden utilizar obstáculos que tengan que sobrepasar sin tocarlos. En todos los casos, cuanto más ancha sea la base del aparato, más fácil será, por lo que habrá una progresión al tratar de utilizar una áreas del cuerpo u otras, por ejemplo, desplazarse a lo largo del beam o barra haciendo el uso alterno de los pies y las manos es más fácil que el uso exclusivo de los pies. Cuanto más cerca esté el cuerpo del aparato, más fácil será siendo el centro de gravedad más bajo, cuanto más lejos el cuerpo más alto el centro de gravedad y por lo tanto más difícil, esto es el 1+1 de la psicomotricidad – deber de ser un básico el entendimiento de la gravedad y el peso.

Desplazarse a lo largo de una barra alta (por encima de la cabeza) de mano a mano o de manos a partes de las piernas: el principio de mover el peso corporal de uno a otro es el mismo. Si sólo se utilizan las manos, para poder viajar a lo largo de la barra, la capacidad de mover el peso del cuerpo suspendido de una mano a la otra, debe lograrse, colgándose y descolgándose de una mano y de otra alternativamente. Esto permitirá hacer el balanceo del cuerpo; por lo que este impulso producido hará que el trabajo muscular sea más fácil y se aprenda a transferir el peso.

Una vez aprendido estas premisas básicas de transferencia de peso, vienen los swings o balanceos hacia delante y atrás en barra a dos manos y luego a una, siendo aquí cuando aprenden a cambiar de dirección, cuando van hacia delante, crean una oscilación sobre su eje lateral para que así el cuerpo rote en la dirección deseada y cambian el agarre, por lo tanto habrán dado media vuelta 180 grados sobre la barra. Y de aquí, al infinito.

Nunca hay que infravalorar el sentido expresivo que tienen las personas, y aún más el de los niños/as. La capacidad real del cuerpo humano es totalmente desconocida y cada vez gracias al avance tecnológico podemos ver y conocer personas de otros países, sus métodos de trabajo y sus alumnos/as capaces de realizar movimientos nunca antes siquiera replanteados en la actual España. Es por ello por lo que desde la psicomotricidad, se insta a padres, madres y docentes que la expresión temprana, la verdad y el respeto individual debe de ser la base de la educación para poder crear una sociedad libre. El día que te respetas y eres sincero/a a ti mismo/a, entiendes que tienes miedos, prejuicios personales y muchos aspectos y cualidades positivas que afectan de una determinada forma a tu entorno más inmediato al igual que otras negativas que afectan de otra forma diferente. Estos valores individuales son los que te hace crecer como persona para luego ser capaz de ser libre frente al resto. Para que una sociedad funcione, primero tienen que funcionar las personas.


– Si te perdiste el Prefacio pincha AQUÍ.

– Si te perdiste la introducción pincha AQUÍ.

– Si te perdiste el Capítulo I pincha AQUÍ

– Lineas de Gimnasia: AQUÍ