SEIKATSU – CAPÍTULO I

lavida

Juanpe Argente

RESETMOVEMENT / SEIKATSU

El libro del trabajo de investigación: Creando Psicomotricidad

CAPITULO I – IDENTIDAD HUMANA Y TRANSFERENCIA DE PESO

Para facilitar la lectura y comprensión en la primera parte del capítulo sobre la identidad humana voy a omitir todos los pronombres personales posibles y no voy a evitar intentar hablar lo más claro y llano dentro de mi forma de pensar plasmando mis ideas y maneras de ver la humanidad, su sistema de comportamiento y sus nocebos* – diferente a algo nocivo pero con connotación negativa igualmente. Todo lo que se presente en asterisco lo encontraréis al final del capítulo referenciado para que podáis aprender más sobre ello.


PARTE I – IDENTIDAD HUMANA

Si queremos comenzar a hablar de psicomotricidad antes debemos saber quiénes somos y por qué hacemos y sentimos lo que expresamos. Es muy interesante saber apartar el prejuicio y odio ideológico para saber albergar y estudiar los estados anímicos junto a las ideas sociales establecidas y cómo ellos se transfieren a los gestos, hábitos y movimientos que nos hacen tener en común nuestro sentido humano. 

Para el estudio y aprendizaje de la psico – la mitad de lo que vienes a aprender aquí – es de especial mención el estudio del comportamiento humano, dejando atrás la venta de micro o macro movimientos, holistidad o plasticidades cerebrales que pensamos que pueden sernos de utilidad o la gran base del movimiento consciente que nos venden. Seamos justos con el resto. Guste más o menos, tras todo esto siempre hay una base científica y psicoanalítica que proporciona datos sobre cualquier transferencia de información que sucede en nuestro cerebro y cuerpo por separado y en conjunto, todo lo cual hay que estudiar y especializarse – la especialización se debe realizar desde la base. Al final siempre debemos pisar sobre una base sólida de la cuál partimos el viaje.

Lo primero que hay que saber es que nos encontramos frente a una sociedad en la que el 90 y mucho por cierto procede de ideologías socialistas, de un lado u otro, pero son personas completamente incapaces de ver el mundo de cualquier forma, excepto en términos de identidad grupal, así que si alguien sale y no está de acuerdo con ellos, lo tienen que caracterizar según sus atributos grupales fundamentales, es por ello por lo que si eres de un lado no eres del otro, y quien es de centro es porque es ”un facha que no se decide’’ desde la perspectiva izquierdista o ‘’un posible apoyo para formar una gran España’’ desde la perspectiva derechista. Las personas que salen de esa pelea de inútiles y ven mas allá son las que cambian su mundo a mejor, son las que crean su libertad individual y no necesitan de la gran mayoría para satisfacer su ethos* y el comportamiento motriz de este.

Para ello es necesario saber que la aptitud, es una de las cualidades más nocivas en las guerras culturales por el simple hecho de que nosotros mismos sabemos que es algo bueno, o nuestra ”educación socialista” nos educa a que las aptitudes se premian y no nos educan a normalizarlas, ahí es donde se encuentra una parte del génesis de la idea del poder sobre el resto de las personas, la idea de que deben basarse en cubrir las necesidades de tu grupo, sean la que sean. Esto conforma el estado, en el sentido de estado como nación arraigada a un nombre y un poder que controla todo, es una idea preconcebida desde que nacemos sin importar que tu manera de pensar se posicione hacia un lado o se quede en el centro. Y esa idea, no existe, hay edificios y personas que van a trabajar a ellos en son de una idea completamente inexistente, la idea no es un gigante de los bosques que nos controla desde que nacemos, la idea somos nosotros mismos imponiéndonos trabas desde que nacemos y aquí da igual para que lado te inclines, siempre serás controlado/a. ”Saben qué facturas debes, saben qué facturas pagas’’ decía Nach.

Podemos coger el ejemplo de cualquier país, donde los niños y niñas son diferentes, hombres y mujeres son diferentes (es algo biológico) como en el resto del planeta. Donde nos encontramos que las personas son maleables, y puedes torcer la estructura sociocultural más y más para minimizar las diferencias biológicas cuando realmente las hay, y que nos benefician tanto a hombres por ser hombres como a mujeres por ser mujeres, existen diferencias que nos hacen únicos y libres como género. Torciendo la estructura, tal vez se vuelva todo en tu contra y las personas se te rebelan, es algo muy factible. Pero digamos que sí, se puede, aquí es donde viene el gran problema porque si tú le cedes tanto poder al estado, a esa idea, básicamente le estás dando al estado el poder de socializar a tus hijos a su antojo, ¿querrías eso? no pienses que por ser del mismo partido político una persona del centro de Donosti va a saber la realidad social que se vive en un pueblo del interior de Almería y viceversa, pero aun así confiamos nuestras únicas pertenencias personales – nuestro psico, nuestros pensamientos – al resto esperando que apliquen leyes desde su realidad desconociendo la nuestra para que hagan que nuestras vidas vayan mejor. 

Imagina que los sistemas cognitivos, que son las interpretaciones del mundo, tienen niveles axiomáticos – Un axioma* es una proposición asumida dentro de un cuerpo teórico sobre la cual descansan otros razonamientos y proposiciones deducidas de esas premisas. Algunas premisas fundamentales son más fundamentales que otras, y podríamos pensar que los izquierdistas históricamente, tal vez por su racionalidad atea, están más del lado de la ciencia que, digamos, los fundamentalistas de cualquier tipo. Pero cuando llega el momento crítico, te das cuenta de cómo se anidan los axiomas, y hay algunos axiomas más profundos que dicen: todas las jerarquías están basadas en el poder, todas las pujas de poder están basadas en identidades grupales, identidades tribales en esencia, y toda la historia del mundo entero no es más que una puja de poder entre estos distintos grupos de identidad. 

Es como: Vale, si la ciencia indica que algo de eso es erróneo, tu cambias las creencias o cambias la ciencia. 

Y la respuesta a esa premisa es: bueno, depende de cómo las ordenes jerárquicamente. Si los hechos científicos son la subestructura axiomática, tu cambias tus creencias. Si tus creencias son la subestructura axiomática, cambias la ciencia. 

Todo esto ya lo hemos visto en el mundo real y una de las cosas que he intentado hacer es diagnosticar la estructura axiomática para huir de ahí. ¿Cuál es la estructura de premisas metafísicas socialistas de la izquierda o derecha? Perteneces a un grupo, el cual se encuentra en una guerra constante por estar por delante y la guerra es arbitraria, excepto en la medida que le sirva a tu grupo. Ese camino creo que es una cuesta abajo sin frenos al desastre, es una degeneración hacia el tribalismo y pagaremos serias consecuencias. No solo porque nos vuelve a un tribalismo de lucha – que ya encontramos tribus/grupos radicales – sino porque la evidencia antropológica es abrumadora. Así que, no solo se regresa al tribalismo, sino también invalida el argumento que nos ha estado ayudando a superar lo tribal, que es la idea de que el individuo debe ser soberano de sí mismo. Así que creo que la guerra cultural se trata de cuál es el marco correcto en el cual ver la identidad humana, y cuál es la relación entre el individuo y el grupo en relación a esa identidad. 

Desde mi punto de vista psicomotriz y cómo todo esto afecta a nuestras decisiones y estímulos que se desarrollan para luego crear gestos y hábitos, el camino a escoger es el de la inteligencia orgánica, del yo psíquico y físico, del ethos. Trato de buscar la globalización inteligente de la soberanía del individuo. Hablo de un ethos de metáfora, imagen, drama, ritual, arte, música y movimiento, lo no verbal y la formación de patrones todo ello en su más pura representación. Iain McGilchrist escribió un libro llamado El maestro y su emisario en el que encontré que representaba bastante bien la especialización hemisférica de nuestro ethos en acciones y me ayudó a entenderme y entender mi docencia, a preguntarme realmente el por qué de lo que hago,  también lo encontré en Elkhonon Goldberg, en sus observaciones explica que el hemisferio izquierdo está dedicado a lo que sabemos y el derecho está dedicado a lo que no sabemos, así que es una dinámica de orden y caos.

La idea que saco de esto sería que el hemisferio izquierdo genera sistemas paradigmáticos, sería como el sistema de la busca de la inteligencia, predicados en axiomas declarados. Pero todo ese sistema axiomático tiene bases en el dominio no verbal que está asociado con el hemisferio derecho – encontramos la conexión entre ambos – con motivaciones biológicas y emociones. Y aquí puedes pensar: Vale Juanpe, pero ¿cómo validas un sistema axiomático de normas éticas?. 

La respuesta es bastante sencilla y directa: Lo descubrió Jean Piaget. Lo que vio es que este sistema axiomático lo exteriorizamos al mundo literalmente, lo ponemos en práctica en el mundo y observamos las respuestas emocionales de los demás. Y si el sistema axiomático que estás poniendo en práctica satisface las motivaciones y emociones de las personas en ese sistema, el sistema se justifica. Aunque en realidad todo esto es más complicado, lo que se busca es que las motivaciones y emociones de cada individuo estén satisfechas, pero no solo ahora sino la semana que viene, el año que viene, etc. Por lo que tienes que extenderlo en el tiempo, y no solo tus emociones y motivaciones, sino también las mías y las suyas. 

Voy a demostrarlo como si un juego de niños se tratase. Se juntan unos niños y se ponen a jugar a imitar – imitar es modelar el mundo realmente -, como un lugar en el cual actuar, porque para imitar tienes que actuar. Los niños se juntan, asignan roles y dicen ‘’bueno, yo seré la mamá, yo seré el papá, yo seré el perro y con estos personajes jugaremos a las casitas’’. Lo representan, y lo que están haciendo es ver si pueden regular la forma en que construyen el juego para ver si las emociones y motivaciones de todos están tan satisfechas que querrán seguir jugando. Eso es tan genial que te muestra que así es como se examina y justifica un sistema ético, lo pones en práctica y ves si los demás quieren seguir jugando. Y esa, aunque parecida es una metodología completamente distinta a las maneras de gobierno que tenemos hoy día en el parlamento. La diferencia está en que los individuos de forma libre han tomado la decisión de lo que quieren ser teniendo en cuenta la realidad de donde se encuentran, toman decisiones en su propia realidad para su propio beneficio personal y luego esto hace que el juego siga en marcha, además, que siempre están a tiempo de abandonar en cualquier momento y seguir con su propia vida. Hoy día las decisiones tienen que ser de millones de personas para que te afecten de una manera positiva, y no puedes abandonar el concepto de estado y su control de una forma tan sencilla, una vez que comienzas sin que nadie te pregunte – al nacer – en el juego del estado no puedes retirarte sin consecuencias fatales.

El resumen de esta primera parte, es que la identidad es individual y ningún docente ni estado debería retorcer la estructura identitaria para que el alumnado aplicase en un futuro hacia un lado u otro, la educación está siendo completamente prostituida por la voz de quien gobierna y los/as docentes no son más que títeres sin cabeza si no reaccionan. La formación proveniente de leyes del estado que afectan a magisterio en las universidades son una farsa continua donde te dicen qué tienes que enseñar y cómo enseñarlo para crear ciudadanos libres, y la pregunta es: ¿libres de qué?


PARTE II – IDENTIDAD PARA TRANSFERIR PESO

Esto es una parte muy importante del movimiento, para ello lo primero que tenemos es que ser libres mentalmente, que las barreras estén abiertas a nuevos estímulos y sensaciones, como hace un tiempo escribí: Aprender sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán, porque no hay viajes que nos lleven lejos a menos que se recorra la misma distancia en nuestro mundo interno que en el exterior.

Un ciudadano educado/a es un ciudadano libre y aprender es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente. Y para poder movernos en cualquier ámbito de la vida, necesitamos primero dejar que nuestra mente – nuestra psico – nos deje maniobrar a nuestra anchura más básica.

Aquí empezamos con un poco de psicomotricidad, ya que se trata de una acción que no un gesto.

Veamos por qué no es lo mismo. Un gesto es un movimiento de cualquier parte del cuerpo que no implica una transferencia de peso, ya sea de los brazos o las piernas, que son los más usuales, o de la cabeza, y columna vertebral. Sí es cierto que los gestos nos pueden llevar a una transferencia de peso; de hecho se utilizan en la producción de impulso o cuando se dirige un movimiento con una parte definida del cuerpo en un sentido concreto, pero son gestos que implican acciones de reacciones únicamente por eso no se categoriza el global como una acción. Hay tres maneras principales en las que el cuerpo utiliza el peso cuando se mueve de una parte a otra, donde en todos ellos debe haber una comprensión de dónde se encuentra. Lo primero sería sentir que el peso del cuerpo disminuye o aumenta, lo que lleva al control y a la toma de conciencia de la acción por si se trata de un desequilibrio más fluido o de una naturaleza más estable o completamente lo contrario.

Un movimiento equilibrado, en el que el peso siempre está por encima de lo normal la base será de naturaleza estable y puede ser detenida a voluntad. cuanto más grande sea la base, más fácil será realizar la acción. El ejemplo claro de esto es que nos es posible movernos de manera estable y equilibrada a la vez que ocurren desplazamientos; caminar es el ejemplo obvio, pero en gimnasia otras partes del cuerpo pueden ser puestas en acción. el cuerpo cambia continuamente, pero el peso corporal se mantiene dentro de la base. En un movimiento desequilibrado por ejemplo, el centro de gravedad cae fuera de la base de apoyo y conduce a acciones de volar y caernos.

Esto sucede a veces en momentos inesperados, como en un handstand, y  es ahí cuando se dice que “los niños/as carecen de control”; si ellos/as no han experimentado la sensación de que pueden entrar y salir de la posición sin miedo pero son capaces de ajustar el peso de sus cuerpos en tal situación a la de estar en equilibrio es por miedo de que se hagan daño a sí mismos/as no por falta de control, la gran mayoría de veces los desequilibrios nos los buscamos nosotros mismos/as – y no solo motrizmente. Aparte del punto de vista de la seguridad, esta experiencia de movimiento fuera de equilibrio se fragua en su vocabulario de movimiento y es una de las alegrías de la gimnasia a medida que su capacidad crece y saben lo lejos que pueden llegar, durante cuánto tiempo son capaces de volar y caer, de aguantar sin moverse, o de desplazarse lo más rápido que su cuerpo les permite.

Esta interacción de movimiento fuera de equilibrio debe ser introducida de forma simple. Empezando en el suelo, incluso con colchonetas, realizando la persona docente el ejemplo haciendo que toda la clase sea consciente del movimiento del peso corporal fuera de su base causando desequilibrio – tales como empezar de rodillas (cuadrupedia) e inclinándose lentamente en cualquier dirección: hasta cierto punto la inclinación del movimiento puede ser contrarrestado, pero tan pronto como el centro de gravedad cae fuera de la base (formado por las rodillas y manos) el cuerpo se cae – es en este momento cuando el cuerpo se vuelve fuera de equilibrio. Al principio, en este caso, suelen ser los brazos los que entrar en acción proporcionando una base con las rodillas a través de la caída del centro de gravedad, así el cuerpo se vuelve de nuevo al equilibrio y permanece estable; pero más tarde con un peso y entrenamiento adecuado la estabilidad en esta transferencia de peso puede lograrse sin utilizar los brazos. Del mismo modo, otras partes del cuerpo pueden utilizarse como base y entrarán en acción para evitar que el cuerpo cayendo de un choque contra el suelo. Esto que acabamos de ver, es desde mi punto de vista uno de los primeros movimientos que se pueden enseñar para explicar la transferencia de peso. Si recapitulamos de una manera rápida y sencilla quedaría así:

– Posición de cuadrupedia
– En la posición se oscila hacia delante
– En la posición se oscila hacia atrás
– En la posición se oscila hacia un lado y otro
– En la posición se crea un movimiento circular completo a izquierda
– En la posición se crea un movimiento circular completo a derecha
– Se prueba todo lo anterior pero sin utilizar las manos

En muchas acciones hay momentos en los que se produce tanto un equilibrio como un desequilibrio y los niños/as deben ser conscientes y capaces de usar de manera eficiente y a voluntad su cuerpo para resolver los problemas físicos que conlleva el moverse en su día a día. Aquí encontramos un gran problema en la sociedad actual, y es la sobreprotección. Ya que con un niño/a bajo esas características sufrirá de miedo irracional a acciones, actividades y momentos a lo largo de su vida pre-adulta hasta que haya alguien con la suficiente vocación y paciencia para paliar todo lo que hicieron sus padres y que pueda desarrollar una vida normal con un control de su cuerpo absoluto.

USO DE PARTES ADYACENTES DEL CUERPO

Aquí el peso del cuerpo se mueve gradualmente usando cada parte consecutivamente – no debe haber huecos entre las partes del cuerpo que soportan el peso. Explicado de forma técnica parece un poco extraño el concepto pero es realmente sencillo, veamos más abajo:

Puede lograrse utilizando ‘’piezas’’ de forma natural (anatómica). Una al lado de la otra, como en el caso de rodar hacia adelante o hacia atrás, donde cada parte/pieza de la columna vertebral soporta el peso por turnos donde a su vez todas las piezas están unidas; de esta forma, con una simple voltereta un área rígida en la columna vertebral se puede observar de inmediato, ya que se puede ver donde las vértebras no tocan el suelo consecutivamente. Para aprender esto, primero hay que enseñar a rodar en el suelo sobre nuestro propio eje – comúnmente llamado ‘’la croqueta’’ -, la parte posterior, los lados y la parte delantera del cuerpo soportan el peso, moviéndose consecutivamente de una a otra. Esto último no sería un ejemplo del uso de partes adyacentes ya que es sólo el tronco lo que se puede utilizar de la manera anterior y por lo tanto las posibilidades de movimiento se limita a una acción de balanceo, particularmente en las direcciones hacia un lado o hacia el otro, resultando en una repetición de la misma acción, pero es parte de la regresión a una voltereta ya que ayuda a cobrar el sentido de la transferencia del peso en el cuerpo.

Para superar esta limitación, ya que de rodar en el suelo sobre tu eje a hacer una voltereta completa hay un mundo, es posible hacer que partes del cuerpo, que anatómicamente no son adyacentes, se vuelvan así poniéndolas cerca de la parte original para que el el movimiento pase directamente de una parte del cuerpo a otra sin ningún hueco en el medio. Esto puede verse cuando nos enrollamos como un bicho bola y rodamos en todas las direcciones en las que el peso puede pasar del culete* si empezamos sentados/as y pasamos por todo el cuerpo apoyándolo en el suelo mientras rodamos, uno/a no termina de rodar hasta que ha podido podido rozar su cuerpo hecho un bola al completo por el suelo. Es mucho más complicado de lo que parece y mucho más divertido de lo que ya parece.

En gran medida para aprender un movimiento, es una cuestión de cómo uno/a se mueve y se preocupa por el contenido de Esfuerzo del movimiento que hay en su cuerpo. Explicado de una manera un poco más amplia, nos encontramos con que en la transferencia de peso el Factor de Peso es el principal involucrado y para poder poder manejara nuestra merced el peso de nuestro cuerpo tenemos que hacer amistad con la tensión en los músculos, crear vías neuromusculares; de esta forma sabremos si la tensión que debemos realizar es fuerte, menos fuerte o débil. Con todo esto, hay que tener claro que tenemos que realizar una interacción continua para obtener una transición suave de un grado de tensión a otro. Este grado de tensión está estrechamente relacionado con el lugar donde el peso corporal cae en relación hasta el punto de apoyo. En los dos ejemplos siguientes veremos este punto:

(1) Empezando por la espalda, estirado y rodando de lado el cuerpo es estable, descansando sobre toda la espalda que es una base grande; una fuerte contracción del músculo será necesaria para desplazar el peso del cuerpo hacia un lado; mientras el peso del cuerpo se mueve sobre el costado, el trabajo muscular es más fácil y la tensión muscular más débil, pero a medida que el movimiento continúa y el peso corporal comienza a caer fuera de esta base (de lado a boca abajo) el trabajo muscular de nuevo tiene que aumentar y la tensión muscular es más fuerte, este es el tiempo para resistir la gravedad y asegurar que el cuerpo se encuentre con una recepción contra el suelo suave y lisa.

(2) Empezar acurrucado sentado en el suelo rodando hacia atrás y vuelta a posición sentada – el peso corporal es estable y cae directamente a través de la base, en este caso el culete y la espalda. Con una tensión débil comenzará el cuerpo a moverse hacia atrás pero con una tensión fuerte se estimula más músculo para levantar las caderas por encima de los hombros, y cuando el peso del cuerpo pasa por encima de los hombros a se necesita de una tensión más débil, pero tan pronto como el peso corporal comienza a caer fuera de la base (hombros) una tensión más fuerte es de nuevo necesaria,  pero solo lo suficiente para resistir el tirón de la gravedad con el fin de bajar las rodillas suavemente hasta el suelo y quedar en posición inicial sentado.

Por lo tanto, hay momentos definidos de tensiones esenciales más fuertes y más débiles para facilitar la transferencia de peso desde una parte del cuerpo a otra en relación directa con la parte principal del cuerpo. A recordar: mientras que el cuerpo está moviéndose sobre el punto de apoyo, la tensión es más débil, cuando se mueve hacia el punto de apoyo, es muy fuerte. El ejemplo que hemos vivido todos/as los que hemos aprendido a hacer el Handstand alguna vez ha sido:

– Pies y manos en el suelo – super estable, tensión mínima.
– Pies en el aire y manos en el suelo – estabilidad nula, tensión máxima
– Pies en el aire y mano/s en el aire – punto de no retorno, caída asegurada

Esto sucede porque entre el primer y segundo punto aun no hemos creado esa gran conexión que luego nos da a entender que en un handstand la tensión es mínima en todo momento, porque una baja tensión te da más estabilidad al dejar que tu cuerpo (porque tú envías la acción) pueda moverse y equilibrarse libremente.

Al enseñar, la conciencia tanto del cuerpo como del esfuerzo debe ser considerado en conjunto y se debe dar la oportunidad de experienciar en muchas situaciones variadas. Sabiendo cuánta tensión es requerida en un movimiento X en un cuerpo X es enteramente una cosa individual y sólo viene con mucha práctica y una comprensión de lo que está en juego. No debe haber contusiones y el cuerpo debe viajar sobre el suelo con suavidad. Al principio el movimiento debe ser ejecutado lentamente y con cuidado, siendo consciente de lo que está pasando, pero a medida que el alumnado en clase progresa veremos variaciones de velocidad y en muchos casos se debe fomentar su uso para facilitar las acciones, ya que el impulso adquirido ayudará al fuerte trabajo muscular involucrado a crecer o decrecer – hablando de tensión acumulada. Por ejemplo, en este tipo de acción como rodar hacia delante y ponerte sobre tus pies – tomada en una velocidad media, es posible que algunos niños/as no sean capaces de transferir su peso a los pies después de la voltereta; pero si la velocidad aumenta hacia el final de la volereta (que se realiza haciendo una activación muscular mayor en ese punto en concreto) deberían ser capaces de lograrlo; por lo tanto, un aumento de la velocidad se combina con una fuerte tensión para lograr una acción hábil.

Se puede rodar o usar partes adyacentes del cuerpo. en todas las direcciones y pueden combinarse con otros aspectos de movimiento como doblarse y estirarse, girar, simetrías y asimetrías y a diferentes velocidades hasta que se obtenga el control total. Además de ampliar el vocabulario de movimiento y habilidad para manejar el propio cuerpo, este aspecto es más esencial desde el punto de vista de la seguridad y debería ser enseñado cuidadosamente y a fondo. Se puede utilizar lo siguiente como actividades introductoras o de clase, poniendo así en práctica lo que las niñas/os entienden, aumentando la familiaridad y la capacidad, y dando al maestro/a la oportunidad de observar y ayudar de manera individual.

Una clase de educación física deja de ser útil cuando el/la docente olvida que el cuerpo de su alumnado debe moverse sobre sí mismo primero (rodar en todas direcciones) para poder experimentar la transferencia de peso de la manera más amplia posible en otras áreas de juego o deporte.

Profesores y profesoras, a rodar, a mancharse, a mover esa columna, a divertirse y a ver a vuestros alumnos y alumnas reír y superarse.


– Si te perdiste el Prefacio pincha AQUÍ.

– Si te perdiste la introducción pincha AQUÍ.

– Capítulo II: AQUÍ

Nocebos: Se denomina efecto nocebo en medicina y veterinaria al empeoramiento de los síntomas o signos de una enfermedad por la expectativa, consciente o no, de efectos negativos de una medida terapéutica.

Ethos: AQUÍ.

Culete: Viene de ”culo”, todo el mundo lo entiende, además es una forma cariñosa de llamar a esa zona que tanto castigamos sentándonos en sillas tantas horas al día. Nunca la había visto escrita en un libro y creo que ya era hora, es algo necesario el crear libros de temas complejos con palabras y estilos lingüisticos que puedan llegar a todo tipo de personas independientemente de los estudios o adquisiciones previas que tengan.