SEIKATSU – Introducción

lavida

Juanpe Argente

RESETMOVEMENT / SEIKATSU

El libro del trabajo de investigación: Creando Psicomotricidad

INTRODUCCIÓN

Un ser humano tiene un cuerpo preocupado por las acciones prácticas; una mente, preocupada por el pensamiento, el sentimiento o la emoción y a su vez preocupada por la expresión. Es imposible separar uno de lo otro, aunque en ciertas situaciones un aspecto puede estar más involucrado que el resto. La persona artista creativa, en cualquiera que sea su medio, ya sea piedra, madera, palabras, pintura, sonido o movimiento recurre principalmente al lado sentimental o expresivo de su obra aunque los otros aspectos de su persona son totalmente necesarios para lograr la realización, el conjunto es lo que le otorga la personalidad única. El intelectual principalmente usa su cerebro y sus poderes de pensamiento para resolver sus problemas, su cuerpo y habilidades expresivas toman parte en menor porcentaje, la mayoría de veces casi inexistente, que pidan cada vez más conocimiento (en datos) y menos ejercicio hace que nos desconectemos de la otra gran parte. En una práctica cualquiera para obtener un aprendizaje significativo, debería de haber acción y un objetivo que debe alcanzarse para que este ejerza un uso hábil del cuerpo, por lo tanto la tarea es pensada y el cuerpo se pone en acción para lograr el fin. Durante la acción la persona indudablemente tendrá ciertos sentimientos hacia ella misma y ganará satisfacción en los logros. La psicomotricidad entra en esta última categoría práctica, con el objetivo de ganar el dominio sobre el cuerpo en diferentes situaciones. El pensamiento será necesario para resolver problemas y las sensaciones que se experimentarán durante el proceso, y como resultado de estas, encontraremos la palabra estrés, es por ello por lo que éste último nunca debe enmascarar el objetivo práctico en la actitud del alumno/a, ahí es donde entran los/as profes. En el mundo actual, el movimiento expresivo está fuera de lugar, no es rentable y tampoco peligroso. Por lo tanto el espectáculo es menor y la especulación entorno a ello igual. Sin embargo, en la psicomotricidad debe de ser vital, y para ser así cada parte de la persona, cuerpo, mente y sentimientos, deben estar vivos y sensibles, tomando el lugar que les corresponde.

Hay una tendencia creciente en personas que sólo mueven los brazos y piernas y raramente el torso, y hay una tendencia creciente en personas que tampoco hacen por mover brazos y piernas, y mucho menos el torso. Por lo que hay un aislamiento de movimiento que es antinatural. Tal vez este sea el resultado de nuestra civilización moderna, pues vivimos en una era mecánica de botones y uno opta por mirar y en último lugar participar. Mucho de todo esto, se hace con maquinaria que trabaja al tacto de un interruptor en lugar de la acción de todo el cuerpo como era necesario en el pasado – 20 años atrás. Todos estos dispositivos y diversiones no dan ninguna oportunidad para cumplir con la tendencia natural innata de moverse, y a menos que se nutra en los más jóvenes desde pequeños/as, muchos pueden perder la necesidad de moverse y se vuelven relativamente analfabetos en movimiento, aquellos cuyo instinto se verá obstaculizado por los retos que se les presentarán. 

En expediciones audaces al margen de la ley – debido al control estatal; es responsabilidad de los educadores/as y tutores ver que los/as más jóvenes tienen la oportunidad de desarrollarse como personas con capacidades en todos los sentidos. El movimiento es fundamental e involucra a todo el ser, por lo que cada oportunidad debe ser dada a establecer un buen movimiento con la alegría y la satisfacción que da la forma más amplia y libertad de motricidad sin necesidad de compensar con otros ‘’chutes’’ estimulantes, al gusto del consumidor. De alguna manera, para las tendencias de hoy día la alegría natural de moverse se pierde por completo, quizá seamos partícipes de una gran obra de ciudadanos/as pasivos. 

Todavía está dentro de nuestra naturaleza responder a los desafíos que requieren habilidad física y agilidad mental, y a través de esto, la confianza se gana conduciéndola a la satisfacción, a la autoestima y el equilibrio. Cualesquiera que sean los intereses e inclinaciones finales de la persona, el trabajo en psicomotricidad puede ser un buen entrenamiento – práctica – y se deben aprovechar todas las oportunidades de las instalaciones que nos rodean, incluso de nuestra propia casa. Hasta cierto punto, el movimiento es instintivo, innato en nosotros/as, para obtener comida y protegernos del peligro. Originalmente, se desarrolló en un alto grado y por necesidad tuvo que ser hábil para sobrevivir, con sólo la supervivencia de los más aptos y versátiles; pero esos días ya han pasado, y ahora es necesario desarrollar una variedad de movimientos y habilidades donde debemos mantenerlas de otras formas para tener el estímulo y desarrollo cerebral óptimo, seguro que habrás visto un ser humano apagándose, es justo el estímulo contrario que genera la psicomotricidad, las dos direcciones de una misma autovía. De ahí que veamos a niños/as jugar y pensemos en cuanta vitalidad proyectan sus cuerpos.

Cada parte de cada lección de psicomotricidad debe tener un propósito – no sólo una mera ocupación en la clase o en la práctica, no es un pasatiempo. El ser humano tiene una energía X y esta debe ser utilizada de manera rentable; si aparentemente no tienen ninguna, necesita ser estimulado/a para producirla. La lección/habilidad a aprender debe ser vital, activa y desafiante, involucrando a toda la persona aunque el estrés, debido a la naturaleza de la gimnasia, estará en ambos lados mental y físico, se debe dar la oportunidad para que muevan todo el cuerpo con diferentes ritmos de esfuerzo en el espacio, utilizando formas familiares de dar confianza y satisfacción, explorar lo menos familiar y responder a los desafíos de lo desconocido. De este modo, se debería aumentar el número de habilidades de movimiento con economía del esfuerzo: un flujo fácil de información lógica del movimiento con su acumulación rítmica, su clímax y su recuperación: un aumento en el vocabulario y la capacidad de responder a las nuevas situaciones que muestran iniciativa, determinación y perseverancia. A medida que crece la comprensión del movimiento, las niñas/os se dan cuenta que no todo el mundo se mueve de la misma manera y que cada tarea no se lleva a cabo de manera similar (diversidad de cuerpos y mentes): como resultado de ello, la independencia y la capacidad de tomar decisiones en la selección del movimiento para el niño/a en situaciones variadas, se desarrolla. Con el uso variado de aparatos e incluso obstáculos combinados con un conjunto de tareas, se aplica la comprensión del movimiento y los juicios realizados en consecuencia, lo que les ayuda a ganar confianza en su propia habilidad. Trabajar con otras personas lleva a la cooperación y a la sensibilidad hacia los demás, haciéndolos/as más tolerantes y dispuestos a ayudar, asumiendo responsabilidades y creando una madurez activa – todo esto, y mucho más, en la psicomotricidad, que contribuye al conjunto del programa educativo de la escuela o centro de formación adulto. 

La materialización de los movimientos se ha establecido teniendo la necesidad de aislarlos – para su estudio – en aspectos relacionados con el cuerpo, el esfuerzo contenido y el uso del espacio, pero ninguno puede existir sin los otros. Por necesidad hay una tendencia a aislar, de esta forma podemos estudiar los patrones erróneos; el análisis es esencial al igual que la necesidad para enfatizar un aspecto específico, pero debe ser apoyado por el resto, el movimiento y la conexión cuerpo-mente es global. De esta misma manera, el movimiento del cuerpo no puede tener un propósito sin esa parte vital  -no física- de la de un ser humano. Hay que recordar que se trata de personas vivas a quienes se les está enseñando y no sólo a la actividad física. Depende del/la docente crear el ambiente para la participación plena de cada uno de ellos/as de su clase y a estar al tanto de cada alumno/a. Todos los seres humanos tenemos un ritmo diferente de aprendizaje, y respetarlo es lo que hace que la enseñanza valga la pena.

Para ir finalizando esta introducción y poder sacarle aun más sentido al libro, hay que tener los dos primeros conceptos en mente y bien claros para en el capítulo uno poder ir a otras materias más específicas: 

1.- El movimiento es el resultado de la coordinación nerviosa y muscular, es instinto consciente e inconsciente procedente del cerebro; pero las acciones voluntarias conscientes involucran los centros de pensamiento superiores y con cada nueva acción hay que hacer una nueva vía neuromuscular. Cuanto más a menudo se repita la acción, más se utilizará este camino y más hábil se vuelve el movimiento. Por lo tanto, es necesario establecer tantas vías neuromusculares como sea posible para dar un amplio vocabulario de movimiento y poder utilizarlo a lo largo del tiempo. He aquí cuando desarrollamos una nueva habilidad.

2.- La Bella Durmiente como fábula. Vamos a entenderla desde dos puntos de vista: El primer punto es verlo como historia edípica, que no sexista, la madre/padre edípico es aquella que devora a su propio hijo a fuerza de sobreprotegerlo, por lo que en lugar de hacerlo más fuerte y enfrentarle con el mundo terrible, son debilitados con demasiada protección. Luego, cuando se les deja libres en el mundo ellos no pueden vivir por si solos. Y esa es la historia de la bella durmiente, y así es cómo se comportan el rey y la reina. En el cuento le piden perdón a Maléfica cuando aparece en la ceremonia cuando no la invitaron teniendo un montón de malas excusas, ‘’se nos olvidó”. No lo creo, no se olvida algo así. Y maléfica así se lo recuerda. Podrías desear que se quedase a un lado pero no se te olvida… La pregunta es ¿le vas a invitar a la fiesta? y la respuesta es: Depende de lo inconsciente que quieras que sea tu hijo/a en el futuro. Al hacer eso no estás protegiéndola sino convirtiéndola en alguien vulnerable. Así, que Maléfica condena a muerte a la princesa que caería en un sueño eterno al cumplir los 16 años pinchándose con una rueca y los reyes esconden todas las ruecas del reino para seguir haciendo que su hija viva en la inmadurez. Por lo que la bella durmiente es ingenua a más no poder. La ponen en el bosque a que la cuiden 3 hadas madrinas que también están alejadas de cualquier tipo de potencia o poder— No hay nada maléfico acerca de ellas. Y del primer príncipe idiota que aparece,  ella se enamora en 5 minutos de forma tan desesperada que tiene estrés post traumático cuando se aleja en su caballo. Eso es lo que sucede, luego ella va al castillo y está como loca porque conoció al amor de su vida en 5 minutos, por dios… Y ese es el momento en el que la famosa rueca del destino aparece y ella se pincha con el dedo y cae inconsciente. Ahora veámoslo desde el punto de vista de la idea del Logos: Ella quiere estar inconsciente, y no me extraña en absoluto. Ha sido protegida toda su vida, es tan ingenua que su primera experiencia romántica casi la mata. Ella quiere irse a dormir y nunca despertar, y eso es exactamente lo que pasa. Los niños y niñas sobreprotegidos no entienden al romper los lazos el mundo exterior, la realidad de las relaciones sociales o el esfuerzo. Seguimos, luego tiene que esperar que el príncipe venga a rescatarla… y puedes pensar: ¿Cómo de sexista es esa historia?. Esa sería la forma en que sería leída en el mundo de hoy día. Y puedes decir, la princesa no necesita a un príncipe que venga a salvarla, pero eso es una forma superficial y muy vaga de ver la historia. Porque el príncipe no es un hombre que viene a rescatar a una mujer, el príncipe en el cuento representa la propia conciencia de esa mujer, no es un hombre real, la conciencia es representada en esta historia como masculina simbólicamente para darle un poco de trama al cuento y esta representación de la conciencia – que no el hecho de ser un hombre – tiene que ver con la idea del logos. Sin esa erguida y valiente conciencia la mujer caerá en la inconsciencia y el terror. Si ella solo es inconsciente lo único que puede hacer es tumbarse y dormir. La siesta de los ingenuos y malditos la podríamos llamar. Ella necesita despertarse y traer su propia conciencia a un primer plano para sobrevivir en el mundo, y por supuesto las mujeres intentan y deben hacer eso todo el rato al igual que los hombres. Es una fábula que interpreta el concepto del bien y el mal y la necesidad de hacer frente a los peligros que están atados a la misma resistencia en tu camino hacia la inmadurez y eso vale para todo el mundo sin importar el sexo de tus hijos/as, alumnos/as o cualquiera que te venga a la mente.

La psicomotricidad es lo contrario de convertir a los niños/niñas y personas adultas en seres débiles e incapaces. Y la sobreprotección es un modo de relación donde descuentas la capacidad del otro para ser autosuficiente. Esto último, no lo necesitamos. 


 – Si te perdiste el Prefacio pincha AQUÍ.

– La bella durmiente como fábula para representar un concepto lo he inspirado en las historias de Alberto y Jordan Peterson y sus análisis sobre las películas Disney que tanto criticaron en mis años de universidad diversos/as docentes.

-Conceptos interesantes para el desarrollo personal y educativo:

-Idea del Logos: AQUÍ 

– Complejo de Edipo (Sigmond Freud – psicoanálisis):  AQUÍ

– Capítulo I: AQUÍ

– Capítulo II: AQUÍ