Creando Psicomotricidad: VUCA, aprendizaje y libertad para 2018

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Antes de empezar, hay que saber y entender que lo que hay aquí escrito sobre los cambios esquemáticos del aprendizaje de las personas, representan solo un pequeño fragmento de una imagen mucho más grande. Siendo esa imagen la que representa la transformación de lo que es educar y su significado en nuestro contexto tan caótico del siglo XXI.

En estos días se pide con frecuencia a ”las personas que trabajan con personas” como suelo decir, que se suelen llamar docentes (aunque en mi realidad, docente es algo más que tener el título, siendo el título absolutamente lo menos importante) que ”tienen que cambiar”, pero por lo general no se les da una explicación contundente del por qué, yo mismo lo viví en la universidad, hay que cambiar para crear ciudadanos/as libres. La razón clave es que el contexto en el que vivimos ha cambiado y seguirá cambiando rápidamente en el curso de nuestras vidas y con el poder de la educación todo es posible, es la gran utopía que todos/as queremos vivir, pero quizá no lleguemos a verlo.

A pesar de ello, sí, en la educación está el poder, pero quizá no sea precisamente en la pública y sí en El Pilar.

Aunque nuestros hogares y centros educativos tengan la misma apariencia, todos/as vivimos en un mundo excepcionalmente nuevo, caracterizado mayormente por lo que se conoce como VUCA (Volatility: inestabilidad, Uncertainty: incertidumbre, Complexity: complejidad y Ambiguity: ambigüedad). Y por otros factores como el ‘cambio’ que no solo es más rápido, sino que además está en constante aceleración; Unos cerebros y mentes que se extienden y amplifican junto a unas redes globales que nos conectan a todos en el planeta, como hoy mientras lees esto.

El proyecto ResetMovement es uno de los grandes conceptos que se están llevando a cabo en la educación este año (gracias a hundrED por el reconocimiento), muchas personas siguen atrapadas en la idea de que la educación consiste únicamente en proporcionar contenido de la manera que sea para que lo dominen, y aunque hay atisbos de esperanza en muchas personas, el mundo todavía no enfoca la atención de nuestras capacidades de educar directamente hacia las habilidades ”fundamentales” que necesitan las personas para poder desarrollarse con éxito en el futuro como pensar, actuar, relacionarse y obtener objetivos.

Yo, como muchos de vosotros/as, aprecio la comodidad de la rutina diaria, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la monotonía. A mí, me gusta tanto como a vosotros/as. Pero he pensado que podríamos celebrar este comienzo de año tomándonos 5 minutos de nuestra ajetreada vida para sentarnos y charlar un poco.

Hay, claro está, personas que no quieren que ”reseteemos” parte del sistema. Personas que, en este momento, estarán mirando el texto con cara mustia, que pueden pensar que esto son ideas de Hippie-comunistas y la única salida es que ”entiendas” que salirte (nunca mejor dicho) de lo establecido se castiga. ¿Por qué? Porque mientras puedan utilizarán la fuerza, ¿para qué el diálogo?. Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder ya hacen posible que algo tome significado.

Y la verdad es, que en este país, algo cojea, ¿no?.

Por una parte tenemos crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Por otra libertad para objetar, para pensar y decir lo que piensas, pero sin pasarte, que si piensas de más entras en la espiral de la otra parte.

¿Será la educación, o el miedo a una educación?

Cuando enseño, intento siempre crear pequeños matices dentro de cada persona y muchas veces me dicen ”me da la sensación de que me dices solo un poco para hacerme pensar a mí el resto” (así es). Recibir preguntas de tus alumnos/as es el feedback perfecto de que los estás haciendo recorrer un camino por dentro, de ahí que te pidan guía. No hay nada mejor que convertir lo complejo en un debate de muchos/as, y entre todos hacer de lo complejo un simple concepto adquirido, por ejemplo:

– Juanpe: ”… y este ejercicio es así, no tiene mucho más”

– Alumna: ”¿Pero… apretamos como para rotar la cadera en la posición más baja?

– Juanpe: ”Tienes la opción, pero por qué en la más baja y no en medio o arriba?

– Alumna: ”No lo sé, voy a probar”

– Alumna: ”La verdad que me noto más cómoda si empiezo desde arriba rotada, pero se me levantan los talones”

– Juanpe:  ”¿Entonces?”

– Alumna: ”Voy a probar a rotar mientras bajo”

– Juanpe: ”¿y la apertura de las piernas?”

– Alumna: ”Pues ahora que lo dices me he notado cómoda con esta apertura en unas sentadillas y en otras no”

– Juanpe: ”Así es, ¿por lo tanto…?”

– Alumna: ”Pues si no me equivoco, según la sentadilla, tendremos una posición de los pies diferentes y eso hará que en unas podamos hacer Torque apretando la anteversión de cadera, unas arriba, otras arriba y a la mitad y otras en todo el recorrido, como cuando hacemos una Horse Squat, ¿puede ser?”

– Juanpe: ”Ya lo tienes.”

Quizá esto sea algo muy extenso, pero siempre tienes dos caminos (mínimo) cuando enseñas a alguien, el primero es el camino más corto, el directo, el que muchas veces solo contiene una sílaba. Luego tienes otro, más largo, en el te das cuenta que la persona no te ha asentido con la cabeza y se ha ido con cara de darle vueltas vueltas a algo, sino que le has hecho reflexionar sobre su pregunta, que la entienda y que absorba el concepto. Recordad que no es lo mismo escuchar a entender ni este último a asimilar.

Tenemos que luchar por dar los tres grandes conceptos que a mi crítica, son esenciales a la hora de formas a otras personas, enseñarles a escuchar, entender y a asimilar la información para luego puedan tomar sus propias decisiones en su mundo. Y para hablar de libertad no hay nada mejor que hacer retrospectiva y vernos de más pequeños/as.

Os dejo la idea que tengo de libertad educativa que he ido aprendiendo a base de observación y que luego al ponerla en práctica con adultos ha funcionado, a fin de cuentas tanto un niño/a como un adulto/a es un ser humano.

Los niños/as no eligen aprender para hacer las cosas en el futuro. Eligen hacer ahora mismo lo que otros en su mundo hacen, y al hacerlo aprenden. Van desde la gran imagen a las pequeñas partes en su aprendizaje, no de las partes a la gran imagen de su mundo. Por lo tanto, los niños aprenden cometiendo errores y luego corrigiendo sus propios errores, de ahí que puedan aprender mejor mirando a los niños mayores que a los adultos, ya que estos han afinado técnicamente sus tareas motrices/verbales y es más complicado saltarse 10 peldaños de aprendizaje que ir de uno en uno. Hay algo dentro de la libertad educativa que es de gran importancia, la fantasía, que proporciona a los niños/as los medios para hacer y aprender de actividades que todavía no pueden hacer en la realidad, así que dan sentido al mundo creando modelos mentales y asimilando nueva información a esos modelos.

Por último, recordad siempre:

Cuando enseñamos sin que se nos pregunte estamos diciendo en efecto, ‘No eres lo suficientemente listo/a como para saber que deberías saberlo, y no lo suficientemente listo/a como para aprenderlo.

¡Buen día!