Creando Psicomotricidad: Propiocepción y conciencia sensorial (3ª clase)

DSC_0049

¿Cómo podemos registrar la posición del cuerpo en el espacio? Sin mirar tu cuerpo, date un momento para observar cómo estás sentado. ¿Cómo sabes dónde están tus pies y brazos en el espacio, la inclinación de tu cabeza, la curva de tu columna vertebral? A lo largo de tu cuerpo están los nervios sensoriales con receptores especializados para registrar el estiramiento del músculo, tirar de los tendones, la compresión de las articulaciones y la posición de la cabeza en relación con la gravedad. Estos nervios se conocen como proprioceptores (“auto-receptores”), y nos dan nuestro sentido cinestésico. Los proprioceptores son esenciales para la coordinación del movimiento y por lo tanto mantienen la entrada continua al sistema nervioso central para la interpretación y la respuesta. Los receptores proprioceptivos se pueden encontrar en los músculos esqueléticos, los tendones, alrededor de las articulaciones, y el oído interno. Los husos musculares nos informan sobre la longitud del músculo, los órganos del tendinosos de Golgi detectan la fuerza muscular y el tirón de los tendones, los receptores de las articulaciones controlan la compresión en nuestras articulaciones y las máculas y crestas en el oído interno nos informan del equilibrio. Por lo tanto, los receptores deben transformar un estímulo del entorno externo en un impulso nervioso para ser conducido a una región de la médula espinal o del cerebro para que se traduzca en sensación.

La corteza somatosensorial del cerebro tiene un mapa preciso que representa la información sensorial de todas las partes del cuerpo y trabaja junto con el cerebelo del tronco encefálico para mantener una imagen continua y acumulativa de la posición del cuerpo en el espacio. El cerebelo, en particular, es responsable de la coordinación constante y la corrección de la postura, el movimiento y el tono muscular. Algo que me parece fascinante, es que contiene la imagen de donde estabas, dónde estás ahora, y proyecta dónde irás a continuación. ¿Recuerdas la sensación de alcanzar una escalera con el pie cuando no había? Tu proyección del cerebro era diferente de la realidad. Los estímulos llevados a la médula espinal pueden iniciar un reflejo espinal, como un reflejo de la rodilla, sin la entrada del cerebro; aquellas llevadas al tronco cerebral inferior / cerebelo inician reacciones motoras subconscientes más complejas, tales como un cambio postural reflexivo para aliviar la tensión muscular; los impulsos sensoriales que alcanzan el nivel talámico del cerebro pueden ser identificados como sensaciones específicas y pueden localizarse crudamente en el cuerpo como la conciencia del dolor o la tensión generalizada; los que llegan a la corteza cerebral se pueden localizar claramente en el cuerpo, tales como la conciencia de la posición y el movimiento, y conectarse con los recuerdos de la información sensorial anterior para que la percepción de la sensación se produzca sobre la base de la experiencia pasada. El hombro de un adulto podría provocar una respuesta protectora basada en una lesión de una pelea en la escuela primaria. Así, llevamos una memoria neuromuscular de nuestro background personal y todo lo que ha ido suciediendo en nuestro contacto con el entorno a lo largo de nuestra vida. Cualquier parte del cuerpo puede ser llevada a nuestra atención consciente con la práctica; también puede, afortunadamente, ser dejado de proporcionar información para el funcionamiento del cuerpo sin nuestra conciencia desarrollando habilidades refinadas del movimiento tales como las de gimnasia artística, las manos de un cirujano o del pianista en acción.

Los sentidos generales y primario trabajan conjuntamente con los proprioceptores para monitorear la conciencia corporal. Los sentidos generales incluyen receptores para el tacto, la presión, la vibración, el frío, el calor y el dolor. Se localizan en la piel, el tejido conectivo y los extremos del tracto gastrointestinal; los receptores del dolor se encuentran en casi todos los tejidos del cuerpo. Los visceros, ubicados en los vasos sanguíneos y órganos, proporcionan información sobre el funcionamiento interno del cuerpo. De nuevo, la información sensorial surge del sistema nervioso periférico y se dirige a la médula espinal, y luego a los centros superiores del sistema nervioso central. Si la información alcanza el nivel más alto, en la corteza cerebral, la sensación consciente puede ocurrir. Algunas áreas del cuerpo como los labios y las manos están densamente llenas de receptores sensoriales, y otras como el tronco y los muslos tienen pocas. Los receptores específicos de terminación nerviosa incluyen: corpúsculos de Pacini que registran presiónes y vibraciónes profundas; Órganos de los extremos de Ruffini para la presión profunda y continua y la compresión de la articulación; Discos de Merkel, corpúsculos de Meissner, y órganos del extremo del pelo para el tacto ligero; Corpúsculos de Krause para el frío, corpúsculos de Ruffini para el calor y terminaciones nerviosas libres para el dolor (y tacto ligero).

Los sentidos primarios tienen receptores especializados para la visión, el oído, el olfato y el gusto localizados en órganos específicos de la cabeza (ojos, oídos, nariz y lengua). Proyectan información a los lóbulos relacionados de la corteza cerebral: el lóbulo occipital, los lóbulos temporales y el lóbulo frontal respectivamente. La conciencia es selectiva: podemos usar nuestros principales órganos de los sentidos para escuchar el grito de un bebé mientras hablamos, o ver la expresión en la cara de nuestro oyente, u oler el pan horneado en la cocina, o probar la goma de mascar en nuestra boca o experimentar todo lo anterior simultáneamente. Elegimos donde centramos nuestra atención por nuestra intención. A medida que los movimientos o estímulos se familiarizan, la conciencia de la sensación disminuye. Por ejemplo, puedo sentir una silla cuando me siento por primera vez, pero esta conciencia pasa rápidamente. Las terminaciones nerviosas se adaptan, es decir, dejan de registrar información o “disparar”, a diferentes velocidades.

Los receptores cruciales, como los asociados con el dolor, la detección de productos químicos en la sangre, o la posición del cuerpo se adaptan lentamente. Cuanto más desarrolladas y completas sean nuestras capacidades para recibir y responder a la información sensorial, más opciones tendremos sobre las coordinaciones del movimiento y el funcionamiento del cuerpo.

EJERCICIO: PINTURA CORPORAL – 10 MINUTOS

Material: He preparado un círculo de cartulina recortándolo a la medida de un plato mediano y luego una chincheta (se puede utilizar celo o cualquier otro producto que mantenga nuestro círculo en la pared). Una vez lo tengamos preparado, lo posicionamos en la pared a la altura de nuestra pelvis para poder iniciar el ejercicio.

Podemos empezar de dos formas, una es con la pierna y la otra es con la mano.
Este ejercicio trata de imaginar que nos queremos ”pintar” todo el cuerpo con el trozo de cartulina que hemos colocado en la pared pasando por todas sus partes y rincones más difíciles sin despegar el cuerpo de la cartulina en ningún momento hasta que terminemos.

Paso a paso:
Comienza muy lentamente para pintar todo tu cuerpo con este color moviendo tu superficie corporal en contacto con el círculo.
Asegúrate de tocar todas las áreas del cuerpo. Incluye: entre los dedos del pie, el cuero cabelludo, los receptáculos para los ojos, detrás de las orejas, bajo el mentón, todas las superficies de la pelvis, espalda de las rodillas, muñecas, axilas.
Puedes utilizar otra parte del cuerpo que ya está pintada para acariciar áreas de difícil acceso. Tómate el tiempo que necesites; haz una exploración final del cuerpo para asegurarte de que cada superficie esté ”cubierta de pintura”.

Una vez terminado realiza 3 minutos de descanso constructivo a bipedestación, puedes encontrar el vídeo aquí: Descanso a Bipedestación (2ª clase)

Este ejercicio personalmente me ha ido muy bien con niños/as y padres (trabajando en conjunto) ya que se realizan manualidades y movimientos propioceptivos en los que las posibilidades son infinitas, puedes recortar con forma de estrella, trapecio o cualquier figura o color que se te ocurra y crear retos posicionando tu recorte a diferentes alturas.

¡Buen comienzo de semana!