– .Nevareth –

15171072_1857884394443936_2826651322408282347_n

Hace unos meses tuve la oportunidad de conocer a Mark, un alumno con Síndrome de Asperger, y me está enseñando que una gran educación también se ensucia. A veces, tenemos que ser constantemente conscientes del cambio de paisaje en nuestras clases, y ver que la vida real no está guionada, tampoco la enseñanza. Los ambientes de clase son orgánicos, crecen como nosotros, y lo mejor de ellos refleja lo más profundo de quienes los habitan. Nunca están realmente terminados. Nunca están realmente “hechos”.

Dentro de ello, algunas opciones son importantes y otras son menos, pero incluso las decisiones menores, cuando se suman, crean impacto y te das cuenta de que cuando dices que sí a algo, estás diciendo que -no- a algo más, quizá mucho más importante.

También, me doy cuenta a cada momento que no nacemos sabiendo qué cosas son dulces y qué agrio, qué cosas son azules y cuales verdes. No nacemos sabiendo que una misma cosa puede ser dos cosas a la vez. Como profesores, a veces tenemos problemas para creer que no vienen al mundo conscientes de que algunos objetos caen cuando los dejan ir, y que algunas cosas flotan mientras otras se hunden. El mundo exterior parece tan real que es difícil comprender que los niños/as no ven y conocen el mismo mundo que nosotros. Sin embargo, no lo hacen.

Siempre digo que hay que pretender que cada uno/a de los [estudiantes] crea que lo que les estamos pidiendo que hagan está a su alcance. Y así lo será. Al igual que se habla mucho sobre preparar a los niños/as para el colegio y pensamos poco en como preparar el colegio para ellos/as.

Y resumo con lo que dice siempre antes de comenzar algo: ”With great power comes great responsibility”

Es fan de Spiderman, como yo.

¡Buena semana!