– El camino para disfrutar aprendiendo: 2 –

12696914_1728469390718771_5879130661274866603_o

Podemos responder a las diferencias con odio o ignorancia, o podemos elegir abrirnos a los demás y hacer preguntas que nunca habíamos considerado antes.

Cuando tenemos la oportunidad de conocer algo nuevo completamente diferente a nosotros/as apenas se expresa un sentimiento de aceptación, lo primero que hacemos es repasar la superficie en busca de cuantas más cosas que contradigan nuestra forma de ver y aceptar el mundo mejor, para luego hacer un juicio de valor. En la diversidad está la riqueza.

Ahondar en pensamientos o métodos que nos producen rechazo, odio o ignorancia nos hace ver que todo está realmente más conectado de lo que creemos, que todos los ”¿por qué?” empiezan a tener un sentido incluso metafórico a nuestra vida y las conexiones que empezamos a elaborar empiezan a ser una constante que nos cambia día tras día hasta abrir la mente.

Irrumpir sin esperártelo en nuevos conceptos te hace ver más allá que si llevas una idea preconcebida. Si nos trasladamos al mundo de la práctica de una disciplina tendemos a asumir y valorar a las personas de la manera en la que solo unos pocos hacen ruido, y por los ruidosos, asentamos la idea de que las personas que practican esa disciplina son así.

No todos los de artes marciales son violentos, ni todos los crossfiters se despreocupan por su técnica. Cuando haces las preguntas adecuadas conoces a personas increíbles de mundos totalmente diferentes al tuyo que te enseñan los conocimientos y valores que has sido incapaz de ver en un principio.