– Dún Laoghaire –

14890394_1843601632538879_8208164547739200166_o.jpg

Desde hace algo menos de 2 meses tengo a una niña ciega de 3 años encantadora que está progresando de manera asombrosa. Me está enseñando a controlar el tono de voz como jamás hubiese imaginado, pero en lo que más aprendo, es en la forma en la que formulo cada pregunta, frase o concepto que quiero que desarrolle.

Con ella llego a la siguiente reflexión.

Los niños/as aprenden las lecciones más importantes de la vida de otros niños/as, no de adultos.

¿Por qué, en el curso de la selección natural, los niños/as humanos evolucionaron con una inclinación tan fuerte a pasar el mayor tiempo posible con otros niños/as y evitar a los adultos? Con un poco de reflexión, no es difícil ver las razones. Hay muchas lecciones valiosas que los niños/as pueden aprender en las interacciones con otros niños/as, y son mucho menos propensos a aprender, en las interacciones con los adultos. La más importante:

Comunicación auténtica.

No sé si esto es cierto o no en las culturas tradicionales, pero en las culturas occidentales modernas los adultos son horriblemente condescendientes hacia los niños/as. Sus comunicaciones con los niños/as, especialmente los bien intencionados, son frecuentemente idiotas. Imagina, por ejemplo, el adulto que pregunta a un niño de cuatro años, “¿De qué color es eso?”, mientras apunta a un coche amarillo. Esta no es una pregunta honesta. A menos que el adulto esté ciego o daltónico, el adulto sabe perfectamente qué color es. Un niño/a nunca haría una pregunta tan estúpida. Casi todas las preguntas que los maestros/as hacen, a través de todos los cursos de la escuela, son inútiles; El maestro sabe la respuesta (o piensa que la sabe porque la ha leído en el libro del maestro), así que su pregunta no es realmente una pregunta; Es una prueba.

Con una comunicación auténtica exploran en mayor profundidad contextual un concepto – simplemente cambiando la forma en la que preguntamos las cosas. Aprenden de esta manera que las reglas no están fijadas por el cielo, sino que son artificios humanos para hacer la vida más divertida y justa. Esta es una lección importante, es la piedra angular de la democracia.

¡Buen comienzo de mes!