– Desnaturalizados –

14711496_1834847976747578_7826449970856658054_o.jpg

Ayer estuve paseando por un rincón para perderse, y me encontré con estas estaciones de madera (estas son algunas, pero en general eran todas increíbles). Inmediatamente me acordé de la frase de un alumno ”prefiero jugar dentro de un sitio porque es allí donde están los enchufes”, podría ser una de las razones por las que estuviese vacío.

Puede que nuestra sociedad esté enseñando a los más pequeños/as a evitar experiencia directa con la naturaleza. Y como resultado, su mundo, el ilimitado, está encogiendo en una realidad sin oxígeno. Es triste tener a nuestro alrededor la capacidad de despertar los sentidos, el conocimiento del mundo y todo lo que se mueve en él, visible e invisible. Y no darle uso.

Un entorno natural es mucho más complejo que cualquier campo de juego.

La naturaleza es uno de los mejores antídotos para el miedo, por ello quien le da uso tiene una mejor coordinación motora y más capacidad de concentración. Pero mucha gente cree, que nada es divertido hasta que eres bueno/a en ello. Y a veces, no hay nada más divertido que aprender-jugando.

La naturaleza es perfectamente imperfecta, llena de piezas sueltas y posibilidades, con barro y polvo, ortigas, cielo y rodillas heridas.

¡Buen comienzo de semana!