La movilidad de nuestro sistema abstracto (Parte I).

11102753_1630284787203899_4621309960414940001_n
Entonces, ¿de dónde viven las ideas? Digo, aparte de vivir en nuestros cerebros. ¿Cómo es que viajan? Pienso que en estos días, en la era de la información – son archivos de información, son bits binarios, son unos y ceros. Hoy por hoy hacemos contenido, hacemos Media.

Gene Youngblood escribió un libro llamado ”Cine Expandido”, dice que el cine refleja el impulso histórico del hombre para reflejar su conciencia afuera de su mente en frente de sus ojos. Así que en el contenido del cine, los medios son un espejo que alzamos en frente de nosotros mismos, son archivos de información. Son partes de archivos que creamos y enviamos al mundo para crear burbujas, son cosas reales que infectan el cerebro.

¿Y las ideas se construyen sobre ellas, cierto? Todo puede tener su comienzo simple y su complejidad puede crecer. Alguien alguna vez tuvo la idea de que el hombre ”podía volar”, y después alguien tuvo la idea ”seguro, hay que construir una estructura con alas”, y otro dijo ”Claro, podemos estudiar las propiedades del viento y el vuelo”. Las ideas se construyen.

Todas empiezan con un deseo simple, ¿qué es lo que quieres hacer?. ¿Tu cómo quieres transformar el mundo? Cuando te levantas por la mañana y piensas, ¿qué se me puede ocurrir? ¿cuál es la vision única con la que puedo contribuir a la humanidad? Que empiece simple, pero que crezca.

Cuando voy al cine y veo una película como ”Origen” me asombro, no solo con las ideas, las ideas que se exploran, las ideas que literalmente se derraman y explotan por la pantalla me causan un momento épico. También estoy impresionado por el diseño y los efectos visuales, la forma en que esas ideas que una persona imagina se retratan, la narración se vuelve real. A quién no le gusta estar atrapado en un estado éxtasis, de ser congelado por algo que te mueve, de ser electrocutado por el asombro y ser empujado al límite.

Fuimos culturalmente condicionados a ignorarlo, que tan triste es que, la adaptación hedónica y nuestras vidas excesivamente ocupadas nos hacen fracasar en comprender el asombro de la infinidad de ideas que nos rodean en cada momento.

El éxito evolucionario cuando se trata de nuestros genes solía ser, esparcir nuestros genes ampliamente, ¿cierto? Copular, esparcirse, ese es el éxito evolucionario, marcar tu territorio como quien dice. Suena mal, pero los humanos estamos diseñados para replicarnos. Pienso que en cualquier momento que puedas minimizar los espacios en los cuales las ideas se puedan juntar, chocar e interactuar, estás participando casi en un proceso evolutivo. La aceleración de nuevas posibilidades te hace poder captarlas y proyectarlas en todas las direcciones.

No dejes de buscar hasta que la encuentres, eso debería de ser tu principio de nutrición, encuentra una idea, encuentra una visión que te mueva hasta tu núcleo. Camus solía decir que la vida debería ser vivida con lágrimas, encuentra lo que te haga sacar esas lágrimas, encuentra esa vision épica, esa verdad, ese momento de ”ajá”. Persíguelo, y cuando lo encuentres, fluye con él.