Aprender a movernos, movernos para aprender.

lizard
RECUPERANDO PATRONES DE MOVIMIENTO.

La conexión entre la mente y el cuerpo es fundamental para el rendimiento deportivo. Los mapas sensoriales en el cerebro no solo controlan nuestros patrones de movimiento, sino que forman la conexión entre la mente y el cuerpo.

Las estructuras de estos mapas neuronales están cambiando constantemente a lo largo de nuestras vidas para optimizar la funcionalidad de nuestro día a día. Un organismo siempre se adaptará a las demandas que se le plantean, por lo que esta capacidad de la estructura neuronal para cambiar se llama neuroplasticidad. En pocas palabras, todos los movimientos del cuerpo proporcionan retroalimentación sensorial para el cerebro y este establece un proceso de adaptación.

– Un organismo se adapta a las exigencias que se le plantean. Esta capacidad de la estructura neuronal para cambiar se llama neuroplasticidad.-

Si deseas maximizar tu potencial de movimiento (es decir, aumentar la resistencia y aumentar la movilidad) hay que entender cómo aprovechar este ciclo de retroalimentación para optimizar tu tiempo de entrenamiento.

El entrenamiento:
Aunque el término neuroplasticidad puede ser nuevo para ti, el concepto es probablemente familiar. Si alguna vez has trabajado para mejorar la técnica de un movimiento rebajando el peso para su ejecución perfecta, has tocado su neuroplasticidad. En ausencia de dolor y la fatiga, el aumento de repeticiones sirve para forjar estas vías nerviosas, por lo que el patrón de movimiento se vuelve más eficiente. Este aumento de la eficiencia neuromuscular allana el camino para obtener más fuerza y menos dolor. No es una mala combinación.

En ResetMovement, conectamos con patrones primarios de movimientos porque son la base de los movimientos más avanzados.
El sistema ResetMovement tiene un fuerte énfasis en la recuperación de la capacidad para el movimiento natural. Aunque intrínsecamente humanos, muchos de los movimientos fundamentales se han convertido en poco familiares para muchos de nosotros en nuestras modernas vidas adultas. Por tanto, podemos imaginar que los mapas neuronales para estos patrones están un poco borrosos o incluso completamente ausentes.

Cuando se trata de patrones eficientes, es por desgracia usarlos o perderlos. ¿Cuándo fue la última vez que realmente reptaste por el suelo? La mayoría de nosotros no hemos revisado este patrón desde nuestros primeros años, lo cual es una pena porque reptar te convierte en un poderoso atleta ya que otorga coordinación, movilidad, equilibrio, propiocepción, fuerza y es un gran ejercicio que potencia la neuroplasticidad que es transferida a otros movimientos. IMPORTANTE.

Para volver a aprender estos patrones de movimiento, tendremos que volver a dibujar los mapas neuronales. Por suerte la conexión cerebro-cuerpo es increíblemente resistente. Con un poco de atención, podemos aprovechar el poder de la neuroplasticidad de recuperar nuestro verdadero potencial de movimiento.

La curva de aprendizaje
El método de movimiento natural utiliza un marco sencillo para dar una visión práctica de lo que está pasando cuando nos enteramos de nuevos patrones. Permítame presentarle a la curva de la competencia en cuatro partes, utilizando el patrón de rastreo siempre importante como nuestra guía.

1. Incompetencia Inconsciente
La ignorancia es felicidad. En esta etapa, estamos conscientes de nuestra falta de capacidad. Puede que no hayas siquiera considerado reptar como una opción para el movimiento.

2. Incompetencia Consciente
Una etapa humillante. En este nivel de aprendizaje, estamos muy conscientes de nuestras limitaciones. Aquí es donde nos enredamos nuestras propias extremidades cuando probamos a reptar por el suelo. Te das cuenta que de cómo has involucionado con los años.

Aunque no puedas completar el movimiento con facilidad, va a configurar la base de la eficiencia neuromuscular. Afortunadamente, los estímulos sensoriales de movimientos nuevos reciben mucha atención en el cerebro.

3. Competencia Consciente
Aquí es donde empezamos a hacer algunos progresos serios con nuestro patrón. Esta etapa se caracteriza por la finalización con éxito de un movimiento con la conciencia y la atención consciente. El llamado ‘’ajá’’ empezará a abundar en nuestros entrenamientos.

En términos prácticos, esto significa que cuando te concentras, te resulta más fácil mover las extremidades opuestas juntas y tal vez incluso coger velocidad. El cerebro es bombardeado con retroalimentación sensorial, por necesidad, se va a desconectar gran parte de ella. Con la atención enfocada, somos capaces de aumentar la eficacia de nuestro movimiento.

4. Competencia Inconsciente
Esta es la etapa en la que nuestro movimiento pasa por costumbre. Para la mayoría de nosotros, los mapas mentales de estos patrones están tan arraigados que requieren poco o ningún pensamiento. Esta es la etapa en la que puedes reptar sin problemas. Por supuesto, queremos que estos patrones inconscientes sean eficientes, por lo que la práctica consciente sigue siendo una pieza fundamental en cada entrenamiento.

-Cuando comienzas a aprender estas nuevas habilidades, el énfasis debe estar siempre en un movimiento consciente controlado.-

Y esto, puedes emplearlo con cualquier patrón de movimiento, sólo con 10 intentos al día dentro de tu calentamiento ya empiezas a crear esa neuroplasticidad que tanto buscamos a la hora de traer de vuelta un patrón de movimiento que tuvimos y perdimos.