La mentalidad del guerrero

cropped-111216878.png

Quiero dar una visión de la mente que normalmente nos encontramos en los entrenamientos físicos. Y es algo, que intento evadir lo máximo posible en mi propio entrenamiento y en mis enseñanzas.

La mentalidad del soldado – se refiere a seguir órdenes ciegamente sin pensar o considerar el peligro que pueden suponer. Este enfoque definitivamente tiene su espacio en el mundo y ciertas jerarquías, pero creo que a largo plazo puede llegar a ser negativo para nuestra salud mental y física.

El hecho de que tengamos acceso a muchísima información es vital para aprender a debatir la técnica o ejecución de un ejercicio en muchas ocasiones por nosotros mismos.

Pregunta a alguien por qué hace un ejercicio de esa manera. “Porque el entrenador me lo dijo” nunca debería de ser la respuesta correcta. Esto muestra que no se tiene un entendimiento fundamental del movimiento que se está practicando. El profesor, entrenador o monitor debe actuar como una guía trabajando a la par con su alumnado sabiendo ambos en todo momento qué es lo que hacen y por qué lo hacen. Porque si no, ¿qué pasa cuando ese alumno/a va y enseña ese movimiento a otra persona? Nos encontraremos el caso del ciego enseñando a ver a otro ciego.

Mi preferencia o consejo para todo el alumnado y profesores es que siempre estén informados, ya que no es tan difícil como parece. Puedes ir a seminarios, charlas, leer libros y si tienes un profesor, uno de los motivos por lo que tenerlo, es para que le preguntes el “por qué” y pueda resolverte dudas y formar una conexión mental y física con el ejercicio – crear esa propiocepción que necesitamos para progresar en la materia.

Aquí está mi punto de vista en todo esto: Todo lo que hacemos es por una razón. Es importante entender por qué.

Lo que se pretende es que todo lo que aprendemos no debe ser aceptado sin más, sino interpretado en cuanto a cómo funciona para nosotros individualmente.

Si quieres aumentar tu compresión y conciencia no olvides preguntar “por qué”.